«Nuestra salvación es la unidad como sociedad civil»: Reflexiones memorables de Francisco Virtuoso

200 0
Sacerdote, analista político, académico, gerente, articulador social. Son muchas las facetas en las que destacó el rector de la UCAB, fallecido el 20 de octubre. Sus palabras siempre fueron campanazos de alerta o llamados a la acción

El sacerdote jesuita Francisco José Virtuoso (1959-2022), quien fuera por 12 años rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), fue también un hombre de articulación social y un decidido promotor de la defensa del Estado de derecho.

Promotor durante más de 30 años de iniciativas de organización ciudadana y comunitaria, el también politólogo e historiador fue un «soñador y constructor de esperanza», como lo definió su compañero jesuita Alfredo Infante, quien trabajó con él en distintas instancias y proyectos, entre ellos el Centro Gumilla y la revista SIC.

Virtuoso fue creador e impulsor de Reto País, esta alianza de la sociedad civil que nació en 2017 como un intento de unir y visibilizar los esfuerzos que se hacen, desde las bases, para proponer y poner en marcha iniciativas de mejoramiento de las condiciones de vida de la población, desde una mirada de justicia, inclusión y espiritualidad cristiana.

Académico, investigador y gerente educativo, consolidó a la UCAB como un referente de excelencia y un «faro de luz» para Venezuela, en medio de una de las crisis más graves que ha sufrido el país en su historia contemporánea.

Siempre estuvo preocupado -y ocupado- por la defensa y recuperación del Estado de derecho. Junto con la ONG Espacio Público y el Centro de Derechos Humanos de la UCAB impulsó la publicación de un decálogo titulado «Rescatemos el derecho a vivir en democracia», un manual con los principios y hoja de ruta para recuperar la legalidad y los derechos civiles en el país, con la ciudadanía como protagonista.

Autor, coautor y coordinador de varios libros y ensayos, el último de los esfuerzos editoriales en los que participó fue «Crisis y desencanto con la democracia en América Latina», investigación en la que participaron expertos de nueve países del continente en la que se analizó el debilitamiento de este sistema político y el deterioro de la percepción que sobre él tienen los ciudadanos. De ese libro, nació el Observatorio Permanente de la Democracia en América Latina, instancia de la Asociación de Universidades Jesuitas de América Latina (AUSJAL) del cual Virtuoso fue coordinador.

El padre «Joseíto», como le conocían sus amigos cercanos y los vecinos de las comunidades en las que hizo trabajo pastoral y social, fue un referente para Venezuela, su dirigencia política y su sociedad civil. Constantemente era entrevistado por medios locales y extranjeros, que requerían su visión orientadora sobre la realidad.

De esas múltiples entrevistas, en Reto País hemos escogido algunas frases que buscan rendir tributo a su memoria. «José Virtuoso se fue cuando el país más lo necesitaba», escribió recientemente el periodista Andrés Cañizalez. Que estas reflexiones recopiladas sirvan de lección para quienes creen que una mejor Venezuela sí es posible.

1.- «Si no hay de verdad un esfuerzo reflexivo en la sociedad venezolana en general, en torno a los grandes aprendizajes que deberíamos tener de esta terrible situación, pues ciertamente estamos perdidos. Yo coincido con otros análisis de que estamos ante la peor crisis (del siglo XX y de lo que va del XXI) que enfrenta Venezuela, es una crisis sistémica, global, etc., etc. Si no aprendemos de esta situación, pues realmente no sé de qué debemos aprender. Tenemos que sacar las lecciones, y en eso las universidades tienen un papel importante, que nos sirvan para enrumbar al país en las grandes líneas de acción. Volviendo al tema inicial (la desesperanza aprendida, la frustración, la atomización), tenemos que darnos prisa en reacomodar los modos de pensar y de actuar, porque evidentemente, si los dolientes de esta situación, que somos todos los venezolanos, no tomamos partido, si no ejercemos la debida presión social, va a ser muy difícil que los responsables de la crisis retrocedan».

Abril de 2016. Al portal Prodavinci

2.- “Venimos de una situación de unidad política que no es tal, en la que reina el fraccionamiento, la división. A veces pienso que estamos en una torre de Babel en la que cada quien habla su propio idioma, por lo que lo que viene es la fase de entendimiento, la de acordar conjuntamente una agenda de lucha. Ahora, eso hay que hacerlo rápido, de manera acelerada, porque la situación es cada vez más grave. Es urgente la unificación de las fuerzas del cambio”.

Octubre de 2018. A El Ucabista

3.- “¿Qué es lo que más nos duele a los venezolanos? El hambre, no tener luz, ni agua, ni transporte, toda la degradación de la vida y la ausencia de oportunidades. Tenemos que ver cómo nosotros, academias, organizaciones, comunidades, nos podemos convertir en una gran fuerza social que vaya un poquito más allá... Esa es nuestra salvación: la unidad como sociedad civil, es la hora de la sociedad civil para poder avanzar”.

Julio 2020. Durante la Semana Teológica del ITER

4.- «En lenguaje llano -y para que nos entendamos-, a mi modo de ver, esto claramente es una dictadura. Es ciertamente una dictadura totalitaria. Intenta meter a todo el mundo en medio de una corriente, de una forma de pensamiento, elimina los distintos espacios de libertad de pensamiento, conciencia, actuación, a través de una suerte de monolitismo ideológico, que además tiene una alineación clara con la égida cubana».

Octubre de 2020. Al portal El Estímulo

5.- «La universidad no solamente puede mirarse a sí misma, sino que tiene una misión con el país. Somos instituciones en contexto, no una caja cerrada, donde se ofrecen carreras de pregrado, posgrados y algunos cursos. La universidad tiene que ser una oferta de formación amplia y más dinámica para formar a jóvenes comprometidos con el país y con capacidades al servicio de la gente».

Febrero de 2021. Al portal Cinco8

6.- «Se ha venido fortaleciendo el Estado comunal (por lo menos a nivel legal) y ahora hablamos de ciudades y parlamentos comunales. En definitiva, esto un intento por controlar la participación y la organización comunitaria desde el Estado, cosa que es totalmente contra natura. La acción comunitaria es de la comunidad y tiene que ser autónoma por excelencia. Una de las grandes maravillas de esta forma de organizarse es precisamente la autonomía, la libertad de iniciativa, de asociación, de búsqueda de recursos y consecución de recursos. Con el Estado comunal, se quiere organizar la acción ciudadana desde el Estado, de manera tutelada y con un sesgo ideológico muy claro».

Mayo de 2021. Al programa radial Univérsate

7.- «Creemos que la ciudadanía tiene un papel estelar en el rescate y la construcción del país que queremos. Los caminos de solución del país pasan por que efectivamente tengamos una gran ciudadanía que se haga corresponsable de lo público, que se convierta en interlocutor del gobierno y los partidos, que asuma la vocería pública porque este país le duele«

Junio de 2021. Al portal Tal Cual

8.- «La gente sí cree en la democracia como método –y cuando hablo de democracia estoy hablando de este modo fundamental de arribar al poder y de constituir el gobierno y establecer el proceso de participación social–, pero hay un desencanto con los fines; es decir, hay un problema fundamental en cuanto a si somos sociedades más inclusivas, somos sociedades más igualitarias, somos sociedades con más oportunidades; si se combate mejor la corrupción, si la justicia es de acceso común… ¿Podemos responder a nuestras grandes deficiencias como sociedad a través de gobiernos elegidos democráticamente? La gran mayoría de la gente te dirá ‘sí y no’, puesto que los fines previstos por este medio todavía no están del todo garantizados».

Julio 2022. A la revista SIC

9.- “Ante la crisis, requerimos el aporte fundamental de cada uno. Creemos que todo depende de un cambio de poder y, realmente, este país lo que necesita es un cambio de cultura y de convivencia ciudadana muy grande, desde las cosas más pequeñas. Si no asumimos a Venezuela como una tarea en la que cada quien apoya en su área, y con una visión de conjunto, no hay cambio. No hay salida política sin un cambio cultural”.

Julio de 2022. A la periodista María Isabel Párraga

10.- No basta un candidato elegido (en las primarias), sino que también hace falta, de una manera muy clara, acuerdos que tienen que ver con las propuestas para la sociedad, las ideas que los candidatos van a apoyar. Hay que lograr la intervención de un amplio sector de la sociedad, que incluya a sociedad civil, empresarios y por supuesto a las universidades, pero hay que lograr la construcción de un amplio consenso de propuestas en donde todos se sientan involucrados y llamados a participar”,

Octubre de 2022. A la periodista Diana Carolina Ruiz

11.- El foco de nuestra atención es convertir a la UCAB en una promesa de futuro para nuestros jóvenes y para el país. El drama de Venezuela es la ausencia de oportunidades de estudio y trabajo. De allí que nuestro empeño sea abrir diversas posibilidades y establecer convenios de cooperación para la formación, la investigación y la extensión. Pero tengamos algo muy claro: hasta tanto la sociedad venezolana no se comprometa a fondo para transformar esta sociedad, para abrir posibilidades, estaremos condenados al fracaso”,

Octubre de 2022. Durante su juramentación como rector para el período 2022-2026

*Fotos: Manuel Sardá

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.