#GenteDeBien: el fray de los indígenas de El Tukuko

1421 0

Con la ayuda de la Iglesia Católica y donaciones, el sacerdote Nelson Sandoval ofrece alimento a más de 700 niños y jóvenes de las etnias yukpa, barí y wayú, desde la Casa Hogar Fray Romualdo de Renedo, en la comunidad El Tukuko, en Zulia. Ante la crisis y falta de atención del Estado, el religioso capuchino urge a organizaciones y particulares a manifestar su apoyo solidario, para seguir haciendo posible la misión humanitaria que conduce

*Por Albany Díaz

Al pie de la Sierra de Perijá y a minutos de la frontera con Colombia se encuentra El Tukuko, una aldea indígena del estado Zulia que alberga a 3.500 habitantes. Su lejanía de la ciudad ha convertido esta localidad en un espacio invisible para muchos, pero es la razón de ser del ministerio del fraile Nelson Sandoval.

Entendiendo la solidaridad como una consecuencia del amor, este sacerdote dejó a un lado sus estudios de Filosofía y Teología para asumir, desde hace 12 años, la conducción de “La misión de El Tukuko”, una obra con múltiples programas educativos, alimentarios y de salud que beneficia a indígenas de las etnias yukpa, barí y wayú.

Movido por las carencias del estado Zulia – considerada la segunda región con más pobreza y la sexta con más pobreza extrema según  el informe  2019-2020 de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi)- decidió, con la ayuda de los frailes capuchinos y las religiosas pertenecientes a la congregación Hermanas de la Caridad de Santa Ana, sacar adelante un proyecto de instrucción inicial, primaria, media y diversificada apoyado por la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC) y dirigido a más de 700 niños y jóvenes.

La Casa Hogar Fray Romualdo de Renedo es una de las edificaciones de esta Misión. En ella, además de estudiar, 35 adolescentes (15 hombres y 20 mujeres) de entre 11 y 19 años de edad, acceden a alojamiento, comida y asistencia médica.

En el ámbito nutricional, el complejo cuenta con un comedor administrado por los miembros de Cáritas El Tukuko (una de las dos únicas Cáritas indígenas del país), en el que son atendidos niños desnutridos de 0 a 5 años, madres embarazadas y lactantes desnutridas. Con la ONG católica la Misión también mantiene activo un consultorio médico al que acuden los vecinos de la zona.

Un trabajo de hormigas

Aunque está al frente de la Misión desde febrero de 2008, Sandoval no se ve a sí mismo como el creador del ambiente de asistencia y caridad que se vive en El Tukuko, sino que entiende su trabajo como la continuación de una orden de evangelización y desarrollo social iniciada en 1945 por los misioneros europeos.

La fe me mueve a entregar mi vida ayudando a los demás, para eso me consagré como capuchino. Ayudar al prójimo es lo que le da sentido a mi vida. Mi vida no tendría sentido si no es en servicio a los demás. Quiero vivir solo para ayudar a los demás”, opina.

El fray explica que la crisis económica del país, la falta de recursos para adquirir alimentos y la negativa del Estado para restaurar los servicios básicos son los mayores retos de la labor que realizan. Denuncia que los programas nutricionales del Ministerio del Poder Popular para la Educación no funcionan en la zona, lo que los obliga a hacer uso de las redes sociales y la plataforma de Radio Fe y Alegría para dar a conocer la situación y contactar con amigos y organizaciones no gubernamentales dispuestas a ayudar.

El tema delicado para nosotros es la alimentación de los alumnos de la casa hogar, la CNAE (Corporación Nacional de Alimentación Escolar) y el Programa de Alimentación Escolar (PAE), que son los organismos encargados de dotar de alimentos a la escuela y a la casa hogar, no están despachando alimentos desde hace unos dos años y, entonces, tenemos nosotros que procurar la alimentación para nuestros alumnos”, comenta el representante de la directiva dela Casa Hogar Fray Romualdo de Renedo.

A pesar de las complicaciones, el guardián de la fraternidad y párroco zuliano asegura estar agradecido de poder unirse junto a la Iglesia y la sociedad civil para acompañar y luchar por los derechos indígenas. Su mensaje llena de comentarios la red social Instagram, en la que cuenta con más de 11.000 seguidores,  y sus historias han llegado a medios internacionales de envergadura como The New York Times.

Los venezolanos somos un pueblo generoso y noble, tenemos que estar pendientes de nuestros hermanos más pobres para ayudarlos en sus necesidades”, sostiene.

El sueño incumplido

Las condiciones socioeconómicas de Venezuela, que reflejan 44% de inactividad laboral y 96,3% de pobreza de ingresos, no solo han situado al país como la nación más pobre de América Latina, sino que dificultan la continuidad de los programas de la Casa Hogar Fray Romualdo de Renedo. El fraile Sandoval opina que se requiere de un gobierno capaz de tomar las medidas económicas necesarias.

La situación económica es terrible, la inflación imparable se come todos los recursos, cada vez podemos adquirir menos cosas con lo que tenemos. La crisis de combustible agrava nuestra situación porque nos cuesta mucho movilizarnos a la ciudad para hacer las diligencias y comprar comida”, expone.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Casa Hogar (@frayromualdocasahogar)

Comentó que, además de lidiar con la pandemia por Covid-19 y ubicarse en el estado venezolano con mayor cantidad de profesionales de la salud fallecidos por coronavirus, en El Tukuko constantemente se deben tratar picaduras o mordeduras venenosas de todo tipo de animal. Entre mayo y diciembre de 2020, la Misión registró 11 casos de este tipo  y dos muertes, una de un niño de 11 años y otra de un adolescente de 14.

Su fuerte oposición a la gestión de Nicolás Maduro le ha costado muchas críticas. Sin embargo, su fe en el cambio sigue intacta. “Debemos seguir soñando. Esto acabará”, dice esperanzado cuando se le pregunta por el país. Eso sí. está convencido de una cosa:

El fin de la crisis está en manos de los venezolanos y no en manos extranjeras”.  

Quienes estén interesados en aportar económicamente al trabajo realizado por esta casa hogar, pueden abonar a la siguiente cuenta bancaria:

Banesco: 0134 0013 0901 3104 3711

Casa Hogar fray Romualdo de Renedo. Rif: J-29852032-9

Email: pishirumu@gmail.com | Teléfono: 04121626844

Para sumar a la obra con insumos, pueden solicitar información a través de las cuentas @frayromualdocasahogar y @fray_nelson en Instagram.

*Fotos: Cortesía Nelson Sandoval

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *