Profesionales venezolanos desarrollan el primer respirador artificial del país

270 0

Los integrantes del grupo interdisciplinario trabajan en el diseño de un prototipo que pueda ser utilizado especialmente para atender a los pacientes de la COVID-19. Requieren apoyo técnico y logístico para convertirlo en realidad lo antes posible.

*Con información de nota de prensa/Foto: entrepreneur.com

En Venezuela hay unos 100 respiradores operativos y se podrían requerir, por lo menos, 5.000 de estas máquinas para atender a los pacientes del COVID-19, cuando se alcance el pico de la pandemia en el país, el cual se estima pueda llegar a finales de mayo. Esta es la estimación que hacen los integrantes de un equipo multidisciplinario que se unió recientemente para darle vida al proyecto «El respirador venezolano», iniciativa ciudadana que busca paliar la escasez de recursos y reducir la magnitud de la tragedia sanitaria a la que se enfrenta el país.

Profesores, estudiantes y egresados de la Universidad Simón Bolívar, Universidad Central de Venezuela, Universidad de Carabobo, Universidad Nacional Politécnica Experimental Antonio José de Sucre, Universidad Experimental del Táchira y otras instituciones venezolanas, trabajan desde hace pocas semanas, de forma voluntaria, con el fin de diseñar y producir, en el menor tiempo posible, un modelo de respirador artificial mecánico que pueda ser distribuido masivamente en los centros asistenciales del país.

El equipo humano está liderado por dos profesores de la Universidad Simón Bolívar: Fernando Torre-Chalbaud, ingeniero industrial egresado de la UNET con maestría en Inteligencia Artificial por la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos; y Pedro Celis, ingeniero de materiales de la USB con doctorado en Ingeniería de Materiales por la Universidad de Nagaoka en Japón.

Los profesionales se abocaron a la recopilación de experiencias similares en el mundo, destacando los trabajos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en el desarrollo de un respirador mecánico, y los de la Universidad de Antioquia, en Medellín, con un respirador neumático.

Ahora están laborando arduamente para poder tener un prototipo propio, probarlo y obtener las certificaciones sanitarias necesarias para su producción y distribución en masa.

Hasta ahora, los integrantes del proyecto están conectados a distancia y de forma virtual, utilizando herramientas de teletrabajo gratuitas a través de las cuales intercambian información y propuestas. El grupo cuenta con profesionales en las ciudades de Caracas, Maracay, Barquisimeto, Carrizal y Guatire; también en Panamá y el estado de la Florida, en Estados Unidos.

«Todavía falta camino por recorrer – dijo el ingeniero Torre-Chalbaud-. A partir de ahora, los prototipos diseñados deben ser elaborados, probados y avalados médica y sanitariamente, para poder pasar a la fase de producción masiva. Las pruebas requeridas incluyen validaciones técnicas y mecánicas, ensayos en animales y en humanos para, finalmente, obtener la certificación sanitaria.».

Por esta razón, el grupo está abierto a la incorporación de nuevos integrantes que estén dispuestos a aportar trabajo, conocimientos, infraestructura y/o recursos. Todavía se requieren profesionales en las disciplinas de medicina intensivista, ingeniería biomédica, expertos en aprobaciones sanitarias y en esterilización de equipos médicos. También abogados, administradores y comunicadores sociales que les apoyen en aspectos jurídicos y comunicacionales.

Además, se necesita materia prima, infraestructura y demás recursos para cumplir con el propósito de salvar vidas en la pandemia del COVID-19 en Venezuela.

«El equipo de desarrollo del ‘Respirador Venezolano’ reunido de forma voluntaria, multidisciplinaria y descentralizada es una de esas nuevas instituciones técnicas venezolanas, que tiene como propósito único salvar vidas, a través de la construcción de respiradores para las víctimas del COVID-19. Tal vez no lleguemos al pico de la pandemia con un respirador operativo, pero la necesidad es grande, y los contagios podrían continuar. Esto dependerá del concurso de todos», finalizó Torre-Chalbaud.

Los interesados en colaborar en cualquier área pueden enviar un correo electrónico a ftorre@usb.ve.

.

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *